¿ES POSIBLE LA FELICIDAD? 1

¿ES POSIBLE LA FELICIDAD? 1

LA CAMISA DEL HOMBRE FELIZ

No conozco a nadie que no quiera ser feliz, pero conozco muy pocas personas que realmente lo sean.

Es un tema fascinante porque todos compartimos el anhelo de felicidad.

¿Cómo ser feliz?

Si buceas un poco por internet, por cualquier librería o biblioteca, hay mil y una publicaciones que dan pautas, argumentos, teorías,  muchas de ellas sólidamente fundamentadas en la ciencia.

¿Por qué, si hay tanta doctrina y teorías, no nos vemos rodeados de personas felices?

Esta pregunta, trae a mi memoria un cuento de mi infancia:

Había una vez un anciano y sabio rey que enfermó de gravedad, era poderoso y se resistía a la muerte. Llamaron a los magos, alquimistas de la Corte que probaron distintos hechizos y pociones con ningún resultado. Mandó entonces a sus heraldos a los reinos vecinos y lejanos, para que buscaran a aquél que pudiera sanarle y llegó a la corte un centenario mago que tras examinarle concluyó “Al rey le sanará la camisa de un hombre feliz” Los caballeros del reino se pusieron en marcha cruzando los caminos del mundo conocido tras la búsqueda del hombre feliz. Se encontraron con un rico y hermoso hombre que vivía en un bello palacio rodeado de un cuidado y frondoso jardín, en el que cantaba el agua de numerosas fuentes “¿Buenos días! ¿Es usted feliz? No, no, ni muchísimo menos, vivo constantemente preocupado de mis riquezas, de mis trabajadores, me engañan constantemente y tengo que preocuparme de mil y una tareas” Así que prosiguieron su camino y llegaron a una gran biblioteca donde un sabio erudito estudiaba absorto y le preguntaron si era feliz, pues pensaron que alguien tan sabio debería serlo. “¡Desde luego que no! Hay tanto por saber y tan poco tiempo para llegar a comprender el mundo” Le dejaron enfrascado en su estudio y prosiguieron camino, donde se encontraron con un hombre que caminaba silbando. Su apariencia era simple, sólo le acompañaba un perrito que le seguía contento. Sin mucha esperanza le preguntaron si era feliz “¡Claro que lo soy! Por qué no iba a serlo, miren que día tan esplendido, como trinan los pájaros y como se abren las amapolas” Contentos por el hallazgo los jinetes descabalgaron y le pidieron su camisa para sanar a su rey. Triste el hombre feliz les contestó “Encantado se la daría, pero yo no tengo camisa”

La simbología del cuento es variada y en cada uno de nosotros resonará de manera distinta. Yo voy a jugar con lo que me mueve y si algo resuena bien en ti acógelo y sino, suéltalo.

La resistencia a la muerte

El anciano rey utiliza todos los medios a su alcance para evitarla. Sólo hay una cosa que puede “curar” esa enfermedad: la felicidad. La felicidad como conexión entre lo humano y lo trascendente, en ese punto, el miedo desaparece.

El dinero y el éxito

La referencia clásica a que el dinero y el éxito no dan la felicidad, sino que cargan de preocupaciones, nuevamente vemos otra de las caras del miedo.

El estudio y la sabiduría

Tampoco parece que acerquen al individuo a la felicidad la mente y su afán de dominio y comprensión de aprender lo inaprensible. El afán de conocimiento, de saber como funciona el mundo, de controlar la naturaleza, tiene un sustrato claro en el que podemos intuir el miedo del ser humano ante la inabarcabilidad de la vida.

El hombre feliz

Y por fin, nos encontramos ante el hombre feliz, consciente de su momento presente y despojado de su camisa. En la antigüedad, la túnica (no había camisas) era la prenda que se llevaba pegada a la piel, simbólicamente entregar la túnica era entregar aquello que cubría la desnudez, el ego.

Así, el hombre feliz es aquél que va desnudo, sin ropajes que disfracen su auténtico ser. Vive el momento presente y o tiene miedo, es lo que es y así se muestra al mundo. Es feliz.

De acuerdo, lo podemos entender, pero

¿cómo se llega a ese estado de felicidad?

Para mí, no hay otro camino que ir, poco a poco, perdiendo el miedo, liberándonos de las camisas y ropajes que vamos utilizando a lo largo de la vida para protegernos.

Y este camino nos lleva a trabajar de manera inteligente el miedo.

Hablaremos de ello en nuestro siguiente post en Coaching para Mujeres

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Nuestro sitio web utiliza cookies y parece que es para una mejor experiencia de usuario. Más info

Aceptanos