¿ES POSIBLE LA FELICIDAD? 4 Gestionando el Conflicto I

¿ES POSIBLE LA FELICIDAD? 4 Gestionando el Conflicto I

Ejercitando el amor en las relaciones

Desde mi experiencia solo puedo hablar honestamente de felicidad desde el contexto de la realidad. Sólo desde esa realidad podemos buscar y encontrar el equilibrio que nos permita alcanzar la felicidad.

Y si lo mejor de la vida está en las relaciones, lo más doloroso también. Y eso es el conflicto.

¿Podemos hablar de felicidad si hablamos de conflicto?

Si crees que la felicidad es viable en la realidad de cada día, con sus ganacias y su pérdidas, con los éxitos y fracasos, con la abundancia y la escasez. Debes acudir al lugar donde se producen algunos de los momentos más dolorosos y ese lugar es la desconexión con las personas que amas, éste es el conflicto.

El conflicto es inherente a la vida porque lo es a las relaciones.

La vida son relaciones, unas más cercanas que otras y no nos podemos concebir fuera del ámbito relacional ¿Puedes pensar en alguna relación que, permaneciendo en el tiempo, no haya sufrido algún momento de crisis?

Lejos de hacer evitación de los momentos dolorosos, difíciles, de crisis para alcanzar la felicidad, no veo otra manera de llegar a ella que abrazar la realidad con todas los retos que la misma nos plantea.

Uno de los mayores retos es alcanzar una buena conexión con los demás, sobre todo si son importantes para ti, y los momentos complicados te darán pistas para ir construyendo de manera más sólida cada día tus relaciones.

Normalmente las relaciones las gestionamos desde la dualidad TU-YO y esta manera de definirnos en “oposición” al otro, colabora en nuestras limitaciones a la hora de fortalecer conexiones y resolver dificultades.

Según hayan sido tus experiencias, educación y como sean las creencias y valores derivadas de los mismos, determinarás el mundo en opuestos donde el tú y el yo se excluyen en múltiples ocasiones y en los conflicto aún más.

El otro es un enemigo del que te tienes que defender, es tu opuesto, t u contrario y, no sólo te defines en oposición a él, sino que identificas a tu entorno en función de su o-posición frente a tu enemigo.

Pero el pensamiento dual es muy útil a la vez que muy simplón.

Gestionar el conflicto es gestionar esa dualidad y trascenderla, pasar de la exclusión a la inclusión, porque gestionar el conflicto es gestionar las relaciones.

Como seres relacional tu vida se conforma desde esa realidad. Por lo que cuanto mejor manejes tus conflictos, mejor serán tus relaciones, en definitiva, MEJOR SERÁ TU VIDA

Para ello es necesario una visión lo más completa y real posible, no sesgada ni simplona. El ser humano es complejo, las relaciones también y el conflicto, que nace de ellas, sin duda.

Does Rejection Hurts? An fMRI Study of Social Exclusion. Naomi I. Eisenberger, Matthew D. Lieberman, Kipling D, Williams. Science. Vol 302, Oct, 2003

El conflicto nos produce dolor  y todas las tradiciones espirituales y místicas se refieren a los momentos de dolor y sufrimiento como aquellos que nos sirven para renacer, para romper esos paradigmas que nos envuelven y abrirnos a una nueva y más brillante realidad.

En las relaciones encontramos lo más sabroso de la vida y a la vez lo más doloroso, pocas cosas nos pueden doler más  que un problema de relación con un ser querido.

¿Qué relación importante de nuestra vida se ha visto libre del conflicto?

Te invito a parar un momento y conectar con alguna reciente o no tan reciente, pero vívida, situación de conflicto.

Seguramente te sitúas en un ámbito relacional muy cercano. Estas situaciones dolorosas te colocan en posiciones de defensa-ataque-huida que dificultan la conexión.

Porque son manifestaciones del miedo que te impiden conectar con el auténtico sentimiento de esa relación.

Por eso, para mí, la conexión amor y conflicto, en el sentido del que hemos venido hablando, tienen mucho que ver.

¿Cómo respondes ante las situaciones difíciles que se dan en el ámbito relacional cercano? ¿Adquieres conciencia y asumes responsabilidad? ¿Reaccionas defensivamente? ¿Quieres llevar razón? ¿Cómo funcionas en esas situaciones críticas?
Y sobre todo ¿Qué ganas y qué pierdes cuando lo haces como siempre?

En la Batalla de Llevar Razón ¿qué gano y qué pierdo? 

Es posible que tu ego esté muy agradecido cuando ganas la lucha de llevar razón.

Pero tu relación ¿se ha visto fortalecida? ¿has logrado conexión? ¿has facilitado el crecimiento de nuestro ser real?…

Ser amable, paciente, comprensiva, tener capacidad de escucha cuando no existen problemas es posible (no digo sencillo) pero serlo en situaciones en las que ya se ha manifestado la dificultad, la dualidad, es un reto de titanes.

¿Qué calidad de amor manifiesto ante las dificultades, disputas o conflictos?

Es imprescindible parar y valorar qué buscamos realmente, la conexión, ser feliz o llevar razón

La principal sustancia química asociada a la reacción emocional de alerta es el cortisol, conocida como la hormona del estrés, que se segrega por las glándulas suprarrenales. Mantiene el cuerpo dispuesto para el ataque y/o defensa y/o huida (o parálisis)

Todas las células del cuerpo tienen unos receptores en sus membranas que captan la información que envía el cerebro a través de las hormonas repartidas por el sistema sanguíneo. Así, cada célula del cuerpo se activa para realizar las tareas que le corresponden ante la situación dada.

¿Qué es lo que el cuerpo “cree” que debes hacer si se siente amenazado? Atacar, defenderse o huir. El corazón bombea más rápido para aportar oxigeno a los músculos, aumenta la circulación periférica, se dispara la glucosa para el aporte energético de los músculos, disminuyendo el aporte de oxigeno y glucosa al cerebro.

Cuenta hasta diez (o veinte)

¿Recuerdas que nuestras madres nos decían que había que contar hasta 10 antes de responder? Pues esta es la explicación, si te dejas llevar por las emociones, serás secuestrada por ellas, atacarás, te defenderás (normalmente atacando) o huiurças (romperemos la relación) y la lucidez tardará, si llega, en aparecer.

Gestiona eficientemente los conflictos y tendrás relaciones ricas, apreivechando la información que esa situación te está aportando sobre ti y sobre la relación y ELIJE qué QUIERES HACER.

¿Ignorarla y seguir en el mismo estado de desconexión, dolor y sufrimiento? ¿aprovecharla para tomar decisiones de cambio en TI y/o en la relación?

Las propuestas que harás serán desde una posición consciente, la conciencia de la situación implica un grado de responsabilidad en la conducta que no puedes eludir, pretender que la otra parte cambie es un esfuerzo, no solo inútil sino contraproducente:

LA ELECCIÓN: EL CAMBIO TIENE QUE COMENZAR EN TI

Si crees que realmente que estamos en CONEXIÓN con todos los seres humanos, en especial con aquellos que amamos, es fácil inferir que tu cambio repercute necesariamente en la relación.

Y EL PRIMER PASO ES LA CONEXIÓN HACIA TI MISMA

Si no eres capaz de identificar que necesidad subyace sin ser atendida, difícilmente puedes realizar acciones eficientes para satisfacerla y más difícil pedir que alguien, que se ha mostrado en desacuerdo inicial contigo, lleve a cabo una conducta idónea para ayudarte, porque realmente no sabes que necesitas.

Ante una situación compleja, la dificultad te muestra que algo no funciona bien, que existen necesidades profundas que no están siendo atendidas y si tienes la lucidez de darte cuenta, eres responsable de llevar a cabo las acciones necesarias para solucionarlo.

Acoger la responsabilidad de tu vida y no dejarla en manos ajenas

Y esas acciones no pasan inicialmente por querer que otro haga algo, si no por plantearnos qué puedo hacer tú.

El primer paso para CONECTAR es aumentar tu conciencia y tu sensibilidad ante tus sentimientos, prestarles atención sin que necesiten chillar.

Cuanto antes detectemos que estamos en una situación compleja, difícil o de conflicto, más sencillo te resultará solucionarla.

A medida que aumentes tu sensibilidad ante los sentimientos y emociones difíciles, estos no tendrán que ser tan intensos. A mayor práctica mayor equilibrio.

TOMANDO CONCIENCIA DE LO QUE SENTIMOS

Si piensa en sensaciones de necesidades fisiológicas puedes visualizarlo de manera muy sencilla, es más fácil apaciguar la sed cuando ésta comienza que si no he podido satisfacerla durante horas.

A veces sin ser ni conscientes de ella, aumenta tu incomodidad de tal suerte que creemos tener hambre, y piensas en alimentarte cuando lo único que necesitas en realidad es uno o dos grandes vasos de agua.

Imagind salir a la calle mal abrigada y pasar todo el día destemplada, cuánto cuesta entrar en calor, qué distinto es si a tiempo te das media vuelta y coges un chaquetón o una bufanda o gorro que nosteayude a sobrellevar los rigores del clima.

Cuál es tu temperatura emocional ¿de confort o de incomodidad?

De igual manera funcionan los sentimientos y emocione.

Te producen sensaciones que pueden ser de satisfacción o de incomodidad cuando alguna necesidad vital debe ser atendida.

Las relacionales son necesidades tan esenciales para el ser humano como el alimento o el abrigo.

Esta acción precisa de un grado de AMOR, COMPRENSIÓN Y COMPASIÓN HACIA TI MISMO IMPRESCINDIBLE, acogerte como eres, con los que sientes y necesitas, sin juicios.

Porque en ese instante tus sensaciones no son de equilibrio y bienestar hay algo que necesitas cuidar.

Si te cuesta experimentar amor, comprensión y compasión hacia ti, es mejor que acudas a un profesional que te acompañe en este proceso, no hay necesidad de aumentar la presión y la carga sobre ti misma. Ese esfuerzo, de verdad, será infructuoso ya que el miedo condicionará para que la situación permanezca dentro de los parámetros conocidos y eso, no funciona.

Jugando a sentir

La propuesta es ir jugando a sentir, a sentir todo lo que experimentas.

Si es algo que te gusta ¡genial! Vete a celebrarlo y revivirlo siempre que puedas (las sensaciones placenteras tiene una impronta menor en el cerebro y importante reforzarlas)

Si no te gusta lo que sientes te indica que tienes tarea por delante, pero va a ser un trabajo que te lleve a un estado de bienestar cualitativamente superior.

Es duro sumergirse en los sentimientos molestos, pero te aliento a ello, a mirarlos sin miedo, porque esa mera observación, ese mirada de curiosidad, los atenúa.

¿Por qué abrazar los sentimientos dolorosos los atenúa?

Porque al sacar a tu observador, a ese ser que siempre te acompaña,  tu saber intrínseco y natural se da cuenta que has dado el primer paso para ocuparte de solucionar aquello que debe ser atendido. Has dado el primer paso hacia el EQUILIBRIO.

Acoger los sentimientos es el primer paso para conocer qué necesitas

Cuanto antes identifiques  sensaciones de disconfort antes y mejor podras satisfacer la necesidad. Tendras mayor capacidad, recursos, creatividad y energía para descubrir y practicar acciones eficientes para conseguir tus objetivos relacionales, de conexión de riqueza personal y de sentido.

Cuando aclaras un problema, aún sin realizar ninguna acción para solucionarlo ¿no te sentimos mejor?

¿Por qué te da miedo acoger las emociones-sentimientos de disconfort?

Porque duelen y porque tu cerebro es capaz de revivir una y mil veces situaciones dolorosas antiguas e imaginar nuevos escenarios casi apocalípticos y vivirlos como presentes y reales, situaciones creadas desde la frustración, la ansiedad, la inseguridad, la vergüenza…

Pero el cuerpo, no funciona igual que el cerebro, si quieres revivir el mayor dolor físico que hayas sentido nunca no podrás, porque el cuerpo existe únicamente en el AQUÍ Y AHORA.

Escucharás el momento presente

Por eso es tan importante que te acojas, te comprendas y te escuches en el PRESENTE y para ello tienes que conectar con el cuerpo, y eso lo puedes hacer concentrándote en la respiración. Solo respira, no te compliques más, todos sabemos hacerlo.

Desde el momento presente, observarás esas emociones o sensaciones de disconfort, porque ellas te ponen en movimiento, y te mueves desde el momento presente, ese es el cambio de paradigma, el cambio de mirada.

Vas a actuar con la mirada informada de tu observador en el momento presente

Te propongo un listado de SENTIMIENTOS Y NECESIDADES de acuerdo con el método que inspira una gran parte de mi trabajo, la Comunicación NoViolenta (CnV) de Marshall Rosenberg, SENTIMIENTOS_NECESIDADES_FALSOS SENTIMIENTOS

Da nombre a tus emociones y sentimientos de una manera precisa para llevarlos del inconsciente al consciente.

Verás como ese hecho, por si solo, aporta claridad y ello te informa de que estás en vías de solución, de esta manera el cuerpo y el cerebro comienzan a equilibrarse y a trabajar unidos para dar satisfacción a lo que es necesario.

No es tarea sencilla, al comenzar a trabajar verás que tu cabeza te dirá que estás, p.ej. enfadada, pero si profundizas puede que realmente te sientas cansada, frágil, inquieta, alerta… quien sabe en que miriada de sentimientos puede desmenuzarse una sensación.

Si puedes confundir la sed con el hambre o el frío con el cansancio,  como no vas a confundir la tristeza con la angustia, o la rabia con la impotencia…

Y para todos es tan vital la relación como el alimento.

En el próximo post hablaremos de las necesidades en este contexto y como ellas son las que rompen esa dualidad del tú o yo y nos conectan con el TÚ Y YO, pues todos los seres humanos compartimos las mismas necesidades, da igual la edad, el sexo, la raza, preferencia sexual, nivel económico, educativo o cultural.

Myriam de la Cámara

 

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Nuestro sitio web utiliza cookies y parece que es para una mejor experiencia de usuario. Más info

Aceptanos